Las mejores actividades navideñas para padres e hijos

Las vacaciones navideñas son sinónimo de reuniones familiares que nos permiten gozar de un tiempo relajado y muy valioso con nuestros hijos. Por ello, recomendamos una serie de actividades que potencian la ilusión y diversión de los más pequeños, a la vez que permiten a los padres dar ejemplo con su actitud.

Árbol de Navidad
Árbol de Navidad

Empezamos con una de las actividades humanas fundamentales, cocinar. Cuando involucramos a los hijos, ésta se convierte en una experiencia muy enriquecedora y positiva para su crecimiento personal. Fuente de aprendizaje constante, estimula sus sentidos y es ideal para mejorar la capacidad de calcular mentalmente, utilizar la lógica y para transmitirles la importancia de planificar, observar, delegar funciones y trabajar en equipo. Pero debemos tener en cuenta, que no sólo es una experiencia positiva el hecho de que los niños ayuden a  preparar las cenas familiares, sino que también lo es el cocinar, por ejemplo, galletas de jengibre que pueden decorar utilizando todo su potencial creativo.

Si hablamos de decoración no podemos olvidarnos de una de las “tareas” más mágicas de la Navidad: adornar el árbol. Lo mejor de esta actividad es la ilusión con la que los niños se vuelcan en el proceso, convirtiéndolo en un momento único para estrechar vínculos familiares. Es una buena ocasión para dejarles liderar la logística decorativa del hogar, delegándoles la elección de los adornos y su ubicación y fomentando su capacidad de planificación y organización. La sensación final de realización y de logro es muy positiva para los niños y potencia su autoestima.

En este sentido, también es muy enriquecedor que los niños elaboren sus propios adornos y otras manualidades navideñas. Mediante esta actividad lúdica, potenciarán su ingenio, imaginación y creatividad, a la vez que mejorarán sus destrezas motoras. Pero también es una actividad muy adecuada para que se comuniquen y expresen sus sentimientos en un momento íntimo entre padres e hijos. Además, si estas manualidades se convierten en regalos para los familiares, les podemos concienciar sobre el valor de las cosas hechas a mano y, mediante la práctica, ayudarles a entender el significado de un regalo, más allá de su coste económico.

Finalmente, no podemos terminar este artículo sin destacar la importancia de salir en familia a pasear o ir en bici, disfrutando del paisaje y de la naturaleza. Además de ser una actividad muy saludable, con el uso de las bicis les concienciamos sobre los beneficios que supone para el medioambiente el hecho de utilizar menos el coche. Es una actividad que mejora el bienestar general de los niños y que, como apunta la escritora y periodista, Heike Freire, experta en educación verde, “los niños que crecen en contacto con la naturaleza tienen sentimientos más positivos sobre sí mismos y los demás y, asimismo, desarrollan un fuerte sentimiento de amor y armonía con el mundo”. Para Freire, “todo ello, les permite disminuir el impacto por estrés, un aspecto especialmente importante en la sociedad actual”.

Las mejores actividades navideñas para padres e hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>