La historia de mi niñera

Una buena canguro puede llegar a formar parte de la historia de nuestra familia, ya que para muchos de nosotros han sido una fuente de aprendizaje y cariño. Si eres de los que tuviste la suerte de encontrar a la niñera ideal durante tu infancia, estoy segura de que la recordaras como aquella hermana mayor que te acompañaba en juegos y estudios, a la que admirabas, y por la que no veías pasar las horas para ver su cara aparecer por la puerta de casa.

Algunas de las mejores niñeras del cine

Me vienen a la cabeza varias películas que vi durante mi infancia, relacionadas con la importancia de tener una buena cuidadora en la familia.

  • Señora Doubtfire, papá de por vida. Seguro que os acordáis de esta mítica película de Robin Williams estrenada en el año 93. Para refrescaros la memoria, esta comedia nos cuenta la historia Daniel Hillard (Robin Williams), que tras un complicado divorcio le niegan la custodia de sus hijos, y apenas puede verles. Para solucionar el problema, él decide disfrazarse de la Sra Doubtfire, una distinguida niñera inglesa que finalmente acaba siendo el mejor regalo que esta familia pude tener.
  • Mary Poppins. Esta entrañable película de Walt Disney, cuenta la historia de una mágica institutriz (Julie Andrews), que aparece caída del cielo en la vida de una aburguesada familia inglesa Ella consigue unir a la familia, y enseñar a los niños los valores más importantes.

La mejor canguro de la historia de cine

Estas películas ejemplifican los beneficios que una cuidadora de confianza aporta a una familia. Ellas pueden ser grandes confidentes, educadoras, amigas, y compañeras. Están presentes en importantes momentos de la infancia de los niños, y llegan a ser una parte casi imprescindible de la familia.

Mi canguro favorita

Yo personalmente recuerdo con especial cariño a todas las chicas que, a mis hermanas y a mí, nos han cuidado y educado, con las que hemos jugado, y a las que hemos contado insospechados secretos. Si tuviera que elegir a alguna, como la que más me ha marcado, le pondría el nombre de Susana. Nunca olvidare su enorme sonrisa esperándome a la salida del colegio, ella era paciente, alegre, y cariñosa. Siempre encontraba cualquier recurso para entretenernos, y hacernos reír. Compartimos grandes momentos juntas, y la consideraba como la hermana mayor que nunca tuve.

No siempre resulta fácil dar con la persona ideal, que encaje perfectamente con las necesidades de tu familia. Pero si de algo estoy segura es que merece la pena la búsqueda, y todo comienza por saber dónde la puedes encontrar. ¿Y tú, sabes ya dónde buscarla?

La historia de mi niñera
Tagged on:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>